Archivo del Autor: jmartingrondona

¿De qué hablamos cuando hablamos de tabú en materia de sexualidad?

Cuando escucho decir que estos tiempos son muy difíciles para educar hijos, no puedo menos que no estar de acuerdo. Creo que jamás existieron tiempos mejores. Hoy los padres podemos hablar con nuestros hijos de todos los temas, sin eufemismos y sin pelos en la lengua. No ocurrió así en las generaciones anteriores, donde en la mayoría de los casos imperaba el “de eso no se habla”. Hoy hablamos de todo y llamamos a las cosas por su nombre y podemos hacerlo con nuestros hijos en un clima de confianza y apertura, de libertad y de conocimiento.

No entiendo, por ello, el título de la lamentable y dañina campaña llevada a cabo por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires: “Chau tabú”. ¿De qué tabúes hablan? ¿Es hoy la sexualidad un tema que se esconde debajo de la alfombra? Una cosa es que falte información y preparación, y otra cosa muy distinta es que el tema, en sí mismo, esté excluido de las agendas y de los medios.

Lo que ocurre es que le llaman “tabú” a una concepción de la sexualidad humana basada en el respeto a la naturaleza y fundada en el amor. Desde su perspectiva, meramente hedonista, no hay que reprimirse y todo autocontrol es represión. Para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está muy bien la masturbación, la pornografía, el sexo anal y la promiscuidad sexual. Es ésta una forma de entender la sexualidad humana, a mi juicio, equivocada en las raíces mismas del concepto.

Urge educar a nuestros niños y jóvenes en una sexualidad basada en el amor, en el respeto por la propia naturaleza humana, en la donación de sí mismo, en no quemar etapas, en la importancia de la virginidad hasta el matrimonio. Para el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires esto que propongo será medieval e inquisitivo. Para muchos es la única forma de practicar la sexualidad sin ver al otro como objeto, si no como un ser que merece ser amado.

La libertad no es hacer lo que a uno le da la gana. La libertad es aquello que nos hace crecer como personas y nos permite ir configurándonos como aquel ser que debemos ser. Por eso, la libertad está, más que en la posibilidad de elegir, en el acto de elegir bien. Y elegir bien es elegir aquello que me configura como persona que sabe unir la sexualidad con el amor y la libertad con la responsabilidad.

alberto sanchez Alberto M. Sanchez

Si querés firmar la petición para reformar la página hacé clic acá: http://www.citizengo.org/es/1135-cierre-iniciativa-chautabu-o-reforma-drastica-su-contenido

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

¿CHAU TABU?

chautabu-logo

chautabu-2

Hace pocos días, el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires lanzó una campaña titulada “Chau tabú”. La misma cuenta con una plataforma electrónica sobre “salud sexual y reproductiva” que tiene por objetivo ayudar a los jóvenes a “disfrutar de su sexualidad de forma segura y responsable”.

En nuestros tiempos: ¿es realmente un tabú cuáles son las enfermedades de transmisión sexual y cómo prevenirlas, cuáles son los métodos anticonceptivos, las formas de prevenir un embarazo, las distintas formas de orientación sexual? Creo que, hoy más que nunca, estamos a un click de cualquier tipo de información. Los niños desde muy temprana edad tienen acceso a una computadora y podemos encontrar en Internet todo el material disponible acerca de esta realidad.

Ante esto me surge la pregunta: ¿qué es lo que verdaderamente se busca?… Si se busca eliminar un tabú, ¿existe realmente ese tabú en nuestros tiempos? Si se busca educar en la sexualidad, la educación de la “salud sexual” nunca puede ir separada de una educación integral, ya que la salud hace referencia a un equilibrio entre las distintas dimensiones del hombre. ¿Podemos hablar de salud si dejamos de lado la salud mental y espiritual? Si se busca que los jóvenes “disfruten de su sexualidad de forma segura y responsable”, ¿conseguirán esto a través de la masturbación y la pornografía? ¿Lo harán a través de la insinuación de que la otra persona es sólo un cuerpo del que me tengo que proteger por las dudas que esté infectado? ¿Se enseña la responsabilidad a través del fomento de eliminar las consecuencias de los actos? Me parece muy adecuado que se eduque a los jóvenes en la sexualidad, pero cuando se realiza en articulación con la familia (principal educadora) y cuando a la par se los educa en los demás aspectos ligados a la misma: el amor, un proyecto de vida, el otro como persona, la identidad personal y el cuidado tanto de uno mismo como del otro, entre otros aspectos.

Creo que estamos en un momento en el que hay tabúes mucho más reales,  importantes y más profundos que el “tabú” de la sexualidad: el tabú del amor y el tabú el dolor. Cada vez con mayor frecuencia vemos jóvenes con miedo a comprometerse, con temor a entregar su vida por el dolor que esto pueda ocasionar. Las estadísticas de rupturas matrimoniales van cada vez más en aumento y las de novios que deciden casarse decrecen notablemente. Se habla mucho de la “libertad” que se ha alcanzado en este último tiempo, pero muy poco del dolor que han ocasionado las crecientes rupturas de pareja. Se habla mucho de la capacidad de decidir sobre el propio cuerpo, pero no se habla tanto de la cantidad de niños que mueren en abortos porque los adultos estamos “liberados”. Se habla de la independencia pero no se habla del miedo a amar y a entregarse a otro tal y como somos y a embarcarse en un proyecto que comprometa toda la vida. Se habla mucho de sexualidad, pero no se habla del sufrimiento que están pasando muchas personas por sentirse objeto de alguien más. ¿Cuál es entonces el verdadero tabú de nuestro tiempo?

Por Carolina Sánchez Agostini
Provincia de San Juan

8 comentarios

Archivado bajo Sin categoría