Archivo de la etiqueta: familia y pobreza

“Gracias a mi familia…”

Seis de cada diez ONG porteñas dedican su esfuerzo esencial a la atención de los pobres“: la pobreza es uno de los problemas más grandes que sufre la Argentina, a pesar de la abundancia en sus recursos. Hoy es casi imposible ser indiferente a ella. La vemos, por lo menos, casi todos los días: en el tren, en la calle, en el noticiero, en el diario.

Me gustaría resaltar la importante obra que hace la Fundación CONIN para erradicar la pobreza. Se dedica a la lucha contra la prevención de la desnutrición infantil. Para ello, no sólo trata con el chico afectado o en situación de riesgo, sino también con su madre. Entiende que la solución está en la familia. Por ejemplo, para el desarrollo integral de un chico se necesita comida, pero es más importante una madre que le dé de comer, que lo mire a los ojos, que lo corrija cuando se equivoque, que le pregunte que aprendió en la escuela, etc.

Entonces, ¿cuál es el rol de la familia, para salir de esta situación de marginalidad? ¿Tanto influye la estructura familiar en el desarrollo de una persona? ¿Puede otra institución que no sea la familia darle estas herramientas para combatir la pobreza?

En una nota de “La Nación” cinco universitarios cuentan como la educación los ayudo a poder mirar más allá y salir de la pobreza. La mayoría remite a su familia: como los apoyaron, cuáles fueron sus desafíos, porqué les están agradecidos, etc. 

Esto me hace pensar si acaso la familia como institución tiene algo que ver con la pobreza; o si el aumento de este mal tiene solamente causas económicas.

Dejo para debatir un estudio realizado en EEUU que compara los diferentes tipos de familias, y su incidencia en diferentes aéreas, muy relacionadas con la pobreza: adicciones, suicidio, desempleo, arrestos, etc., y los invito a participar de esta discusión.

Mercedes Richards

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo El Altavoz

Familia y pobreza

En muchos lugares del mundo la pobreza es parte del “paisaje” habitual, pero no quiere decir que sea humano acostumbrarse a la tragedia ajena.

Lo primero que se nos viene a la mente cuando un chico en la calle nos pide una moneda es: “¿Qué hace este nene acá? ¿No debería estar en la escuela? ¿Tendrá hambre?”

Ante este tipo de preguntas suelo contestarme con otra: “¿Y los padres…?”

Podemos dedicar mucho tiempo a estudiar sobre la problemática de la pobreza, aunque no considero que sea posible encontrar una vacuna contra este mal. No obstante, sí podemos reflexionar un poco para conocer cuáles pueden ser sus causas y contribuir para cambiar la realidad de gente que no tuvo tanta suerte en la vida en lo que respecta a la satisfacción de necesidades humanas básicas.

He escuchado que una de los principales factores que pueden llevar a una persona a la pobreza es el debilitamiento de una institución básica de la sociedad: la familia. Esto me dejó pensando porque conozco tristes casos de familias destruidas que gozan de un buen pasar económico, lo que contraría aquella tesis.

Sin embargo, algunas experiencias que tuve me han hecho pensar que algo de razón puede tener esta teoría. Durante algunos años colaboré en una actividad de promoción social en barrios pobres de la Ciudad de Buenos Aires donde se trataba de ayudar a chicos de primaria y secundaria con las tareas de la escuela. Entre los mismos era moneda corriente ser hijo de madre soltera, o de padre abandonado. Este hecho me dejó pensando seriamente si no sería ésta la causa de su mal.

Por lo tanto, es sin duda este un tema muy delicado y de no fácil análisis. Es por ello que proponemos dedicar nuestro espacio a intercambiar ideas entre todos para conocer un poco más esta problemática durante las dos próximas semanas. Contaremos para ellos con algunos invitados especiales, personas que tienen una trayectoria ampliamente reconocida en este asunto.

Adriel Fernández Santander

5 comentarios

Archivado bajo El Altavoz