Archivo de la etiqueta: Feminismo

¿Por qué los hombres consumen prostitutas?

Hay puntos en los que los promotores de la ideología de género y los promotores del personalismo coinciden. Uno de ellos es la lucha contra todo aquello que lesione la dignidad de la mujer. No solo en casos claros e indiscutibles como la trata de blancas: también es llamativo el consenso en contra de fenómenos que son cotidianos en nuestra sociedad: la pornografía y la prostitución.

Tomando el caso de la prostitución: un resumen de tres semejanzas y una diferencia en el enfoque de estas dos posturas: Sigue leyendo

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo El Altavoz

Una perspectiva desde la política

vmg

Cuando leí la pregunta disparadora del artículo me surgió el interrogante que me hago muchas veces como mamá de cuatro hermosos hijos y también como diputada de la ciudad de Buenos Aires y presidenta de la comisión de Educación, Ciencia y Tecnología. ¿Cuánto ganó realmente la mujer con la llamada revolución sexual? ¿Perdió más de lo que ganó?

En el ámbito de mi trabajo diario, que es la Legislatura Porteña, el movimiento feminista está realmente extendido y celebro muchas veces las iniciativas que tienen que ver, por ejemplo, con la equiparación de derechos de las mujeres frente a los hombres en lo que respecta a la situación laboral. Creo que en ese tema queda aún mucho camino por recorrer, entre otras cosas, en lo que respecta a la inequidad salarial. Pero otras muchas veces me he visto en la situación de confrontar ya que mi concepción de lo que es la mujer, lo femenino y la familia no se ajusta exactamente a los parámetros que manejan las llamadas feministas.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo El Altavoz

La revolución sexual: una mirada hacia adelante

¿Ayudó la revolución sexual a la mujer? Esto es lo que me pregunto cada vez que oigo decir que es de “machista” exigir que los hombres dejen pasar primero a las mujeres, les dejen el lugar en el colectivo o que se paren para saludarlas. O en situaciones incluso más criticadas, como por ejemplo que se encarguen menos de la casa para poder sostenerla económicamente, entre otras.

Ante esto, me pongo a pensar, ¿se trata de machismo o de reconocer la grandeza y la delicadeza de la feminidad?

La revolución sexual, como toda revolución, fue un largo período de crisis, de cambio. Fue producto de una corriente de pensamiento que conllevó numerosas reformas filosóficas y antropológicas, legales, sociológicas, y toda una movida política, económica, social y cultural. Todos esto, se vio acompañado por lo que Lipovetsky, filósofo y sociólogo francés, llama la “era del vacío”, era en que se ha olvidado el sentido de las cosas, se vaciaron de contenido las instituciones…era en que nos toca vivir. Y arrastraron, sobre todo, cambios en las percepciones sobre la virginidad, la relación entre sexo y amor, la concepción de familia y el papel de la mujer.

Junto con el desarrollo de la antropología, el pensamiento cristiano y el perfeccionamiento de la noción de igualdad en el ámbito jurídico, la revolución sexual nos dio la posibilidad de estudiar, desplegarnos en el ámbito laboral, el reconocimiento de nuestros derechos e igual dignidad por casi todo el mundo, e incluso, la designación de un día internacional especial dedicado a la mujer.

Pero en medio de tanto florecimiento de nuestras capacidades y derechos, hemos imitado a la era del vacío y olvidamos numerosos talentos y privilegios propios de la mujer, que corresponden a ella y a nadie más que a ella.

Olvidamos que esta hecha para ser madre, para que la vida se fortalezca en ella, para educar a sus hijos y darles el amor que el padre no puede reemplazar.

Olvidamos que era la “señora” de su casa para dirigirla, cuidarla, ponerle su toque especial y lograr que todo marche.

Olvidamos también que los hombres la necesitan; y que ella, en su fragilidad, tanto física como emocional, su delicadeza y el cariño que tiene para dar, también necesita de un hombre que la proteja, la apoye y la acompañe.

Olvidamos mucho. ¿Qué me preocupa? Seguir olvidando y perder lo que logramos.

Dolores Cedrone

Estudiante de Derecho, 20 años

Deja un comentario

Archivado bajo El Altavoz

¿Ayudo la revolución sexual a la mujer?‏

¿Que paso para que la vida de mi abuela, de mi mama, y la propia sean tan diferentes entre si? No fue la televisión a color, ni la Segunda Guerra Mundial, ni internet, ni llegar a la luna, ni el celular o la comunicación instantánea? Fue otra cosa: el feminismo y la revolución sexual.

El feminismo surgió a fines de siglo XIX y se expandió por todo el mundo con 2 banderas: la igualdad entre sexos y el reconocimiento de los derechos de la mujer.
Muchos pueden pensar que el feminismo ya cumplió sus objetivos en la mayoría de los lugares donde tuvo influencia: hoy las mujeres votamos, vamos a la universidad, trabajamos, podemos ser electas presidente (y hay varias que ya lo son!), y así la lista podría seguir.

Pero sin embargo seguimos viendo grupos feministas con frecuencia. Algunos dicen que “re definieron sus objetivos”, que “los adaptaron al tiempo presente”. ¿Que paso? La revolución sexual.
La revolución sexual se gesto a partir de 1950 en adelante y tuvo una gran influencia en las costumbres y maneras de vivir, no solo de la mujer, sino (hoy lo podemos ver) en ambos sexos, y la relación entre ellos. Aunque también surgió como un movimiento que buscaba los derechos y la igualdad de la mujer.

¿Como llegamos para que  Hannah Rosin (co fundadora de Double X y escritora de “The End of Men”) nos cuente que “Una chica en la universidad hoy considera a una relación seria de la misma manera que un embarazo accidental se consideraba en el siglo XIX: un peligro a ser evitado para que no arruine un futuro promisorio”?

Entonces la pregunta es ¿ayudo la Revolución Sexual a la mujer? ¿Nos hace felices? ¿La revolución sexual nos ayuda a ser las mejores mujeres que podemos ser?

4 comentarios

Archivado bajo El Altavoz