Archivo de la etiqueta: lobby

¿Qué modelo de familia queremos los argentinos?

El proyecto de Código Civil que tiene tratamiento parlamentario en el Congreso de la Nación Argentina ha reabierto el debate sobre el modelo de familia que queremos los argentinos. Además, si se analizan sus propuestas a la luz de otras leyes recientemente sancionadas, como las de identidad de género y muerte digna, junto con la anterior ley 26618 sobre legalización de las uniones de personas del mismo sexo como matrimonio, se advierte una tendencia claramente individualista que mina las bases sociales.

En efecto, hay una matriz común detrás de estas leyes: la exaltación de la autonomía individual, transformada en norma absoluta. Si se radicalizan las pretensiones individuales los vínculos sociales se deterioran, pues duran tanto como la voluntad individual lo quiere. Pierden peso en la convivencia valores como el deber, el compromiso duradero por el otro, el desinterés, la solidaridad. Hay un exceso en la declamación de los derechos individuales y un abandono de la perspectiva del bien común.

Desde un conjunto de individualidades autorreferentes no se edifica una sociedad. La sociedad es el resultado de un entramado de instituciones que contribuyen a lograr el desarrollo de las personas, las familias y las organizaciones, sobre la base del reconocimiento de derechos y también de la regulación de las conductas en orden al bien común. Cuando se permite por ley cambiarle el sexo a un niño desde cualquier edad, se ha permitido a una pretendida libertad adulta avanzar sobre quienes deberían ser los más privilegiados de la sociedad, los niños. Cuando se eliminan las diferencias entre varones y mujeres, se empobrece la vida social que pierde una rica complementariedad. Cuando el matrimonio no tiene ni estabilidad ni fidelidad, los niños crecen en ambientes familiares caracterizados por vínculos frágiles y se afecta sensiblemente su sentido del compromiso duradero con el otro.

Por otra parte, estas leyes no responden a reclamos de la sociedad. Son el fruto de pequeños pero poderosos lobbies que, con apoyo mediático, han impuesto una agenda extraña a la cultura argentina, sobre todo en su perspectiva federal. Hay, por otra parte, un planificado y llamativo manejo de la agenda parlamentaria y judicial de tal modo que estas pretendidas reformas en favor de las libertades son instaladas en la agenda y por su carácter de temas polémicos concentran la programación y los titulares durante días o semanas, distrayendo la atención de otras cuestiones urticantes y de fondo para el país.

Desde una perspectiva más sociopolítica, debilitar los vínculos familiares no fortalece la libertad individual, sino que la debilita, pues la persona pierde las protecciones familiares y de las asociaciones intermedias ante las pretensiones del poder del Estado. Por eso siempre se ha considerado que una familia fuerte engendra personas menos vulnerables ante las tentaciones de poder estatal de injerencia en la vida personal.

Argentina se ha convertido en una suerte de lugar de experimentación. En estos temas de vida y familia se ha dado un giro en el país donde el centralismo porteño impone a las provincias un modelo de persona y familia extraño a su idiosincrasia. En este dinamismo, una constante es la subordinación de los niños a los deseos de los adultos, en un giro adultocéntrico que aparenta más libertad, pero esconde más individualismo y vaciamiento de las instituciones.

Nicolás Laferriere

NICOLAS_LAFFERRIERE@UCA.EDU.AR

centrodebioetica.org

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo El Altavoz